Curiosidades y Consejos

Blog

Todos Consejos
9 consejos para ahorrar Gas

9 consejos para ahorrar Gas

Consejos-para-ahorrar-GasCon la llegada del frio y la necesidad de mantener nuestra vivienda a una temperatura adecuada, calentar agua para ducharnos y para preparar platos calientes, aumentamos nuestro consumo de gas. Sin embargo el precio de este bien se ha sufrido fuertes aumentos  y supone un impacto considerable en la economía de algunas familias. Para evitar que la factura ascienda a montos que resulten difíciles de afrontar, RapiHogar te acerca una serie de consejos para que ahorres en el consumo y contribuyas con el medio ambiente sin que sufra tu bolsillo.

Ideas para ahorrar en el consumo de gas en el hogar

1) Apaga el piloto de los artefactos que no utilices. Si no estas en la habitación o te vas a ausentar de tu hogar, es mejor apagarlos ya que mantenerlos encendidos supone el 5% del consumo total de gas.

2) Calienta solo aquellos ambientes que utilices. Y solo prenda la calefacción después de haberlos ventilado.

3) Utiliza aparatos  que sean eficientes en el consumo de energía. En general, son más caros al momento de adquirirlos, pero su valor se amortiza con el tiempo porque tienen un impacto menor en la factura.

4) Evita poner ropa a secar en los radiadores. La ropa absorberá el calor y será más dificultoso calentar el ambiente.

5) Mantener el ambiente a una temperatura razonable.  Poner los calentadores al máximo y andar en remera dentro del hogar, implica un consumo excesivo. Para ahorrar, es mejor abrigarse un poco más y bajar la temperatura.

6) No mezcles el agua. Regula el calefón o termotanque para que el agua salga con la temperatura adecuada, y evita mezclar el agua caliente con la fría. No es eficiente y poco a poco deteriora los equipos.

7) Agua caliente. En invierno es tentador darnos duchas largas de agua caliente para aliviarnos del frio, pero esto implica un consumo excesivo de gas y de agua. Una ducha de cinco minutos consume la misma cantidad de agua que una persona bebe en 50 días, además de los recursos utilizados para calentarla.

8) Compra de forma inteligente. Cuando tengas que adquirir un termotanque, calefón, calefactor o cocina, debes tener en cuenta dos aspectos. En primer lugar, tene en cuenta tus necesidades de consumo. Un aparato demasiado grande implica un gasto innecesario de recursos. Y en segundo lugar, busca productos que hagan un uso eficiente de la energía. Puede que sean mas caros, pero el impacto en la factura se verá reflejado con el tiempo.

9) A la mañana, ventilar la casa y dejar que entre el sol. Con 10 minutos al día de ventilación, es más que suficiente.

De regalo, algunos tips para la cocina…

  • Al cocinar o calentar alimentos, tape las ollas y sartenes para que la cocción sea más rápida. También es importante que el tamaño de la llama sea adecuado al del recipiente que utilizamos para cocinar. Si es demasiado grande, estaremos desperdiciando energía ya que el calor se pierde por los costados. La llama que sobresale no aporta mas calor.
  • Al momento de cocinar, tapa las ollas y sartenes, así el proceso de cocción será más rápido. Lo ideal es comenzar a cocinar con una temperatura fuerte e ir reduciéndola a medida que el proceso avanza y finalizarla con la llama apagada, para que termine utilizando el calor residual. Cuando calentamos agua y esta rompe en hervor, reducir la llama al mínimo.
  • Cuidado con el horno y las hornallas. No los utilices para calefaccionarte. Además de que son peligrosos porque consumen el oxigeno del ambiente y pueden llevarte a una intoxicación o muerte por el monóxido de carbono, consumen demasiados recursos y son menos eficientes que una estufa.

¿Has pensado en el aislamiento?

  • Aislá el termotanque: El termotanque consume mas gas que el calefón, porque mantiene el agua caliente todo el tiempo. Lo mejor es tenerlo bien aislado, no colocarlo fuera de la casa y utilizar modelos que estén fabricados con productos aislantes.
  • Es fundamental un buen aislamiento de los ambientes. Para ello es necesario chequear que no entren filtraciones por ventanas, la parte inferior de las puertas y algún otro tipo de aberturas. Por las noches, recuerda bajar las persianas y cerrar las cortinas para que el calor se conserve. No duermas con los calefactores prendidos.
  • En caso de que las tuberías de agua caliente se encuentren fuera de tu hogar, forrarlas con material aislante permite que no pierdan calor. El enfriamiento de los caños produce que los equipos trabajen más y esto contribuye a que su desgaste por el uso llegue más rápido.

<

También te puede interesar...