Curiosidades y Consejos

Blog

Todos Consejos
Como mudarse y no morir en el intento

Como mudarse y no morir en el intento

Mudarse implica comenzar una nueva etapa en otra residencia, renovación, cambio y nuevas oportunidades. Pero la tarea resultará de lo mas engorrosa si no la planeamos con anticipación. A continuación te acercamos 7 tips para que tu mudanza no se convierta en un caos.

1- Planificación:

Si ya sabes que día debes abandonar tu departamento o estará en condiciones de habitarse tu nuevo hogar, lo mejor es no dejar para último momento la organización de la mudanza. Dado que la tarea es estresante, y en el trajín pueden perderse o romperse cosas valiosas,  unas semanas antes deberías comenzar a recolectar cajas. Los supermercados no tienen problemas a la hora de dártelas, pero en general son reacios a darte todas las que necesitas de una sola vez, por lo que deberás ir a varios lugares distintos y en reiteradas oportunidades para conseguir todas las que sean necesarias. Dejar esto para el final implica que te pueden quedar cosas sin empacar por falta de lugar.

2- Oportunidad de deshacerte de todo aquello que no necesitas:

¿Son necesarias esas pilas de revistas Billiken que acumulaste desde que aprendiste a leer? ¿Vas a volver a usar la musculosa con una frase en italiano o el buzo blanco de Francia ’98? Siempre tendemos a acumular cosas que luego no volvemos a utilizar en toda nuestra vida, y una mudanza es el momento oportuno para deshacerse de ellas. Lo importante es ser realista y desprenderse de aquello que no es necesario para evitar que se pierdan aquellas cosas realmente importantes.  Podes donar los libros que ya no vas a leer a bibliotecas públicas y la ropa a organizaciones de caridad. Siempre hay alguien que va a aprovechar mejor aquellas cosas que vos no usas.

3- Momento de desarmar los muebles:

Ante todo, no pierdas ninguna pieza. Podes conseguir en los supermercados bolsitas con cierre hermético tipo ziploc para guardar tuercas, tornillos, etc, especificando a que mueble corresponde cada uno. SI la cosa se complica, podes hacer un croquis o tomarle una foto con el celular para acordarte de cómo estaba armado.

4-Kit de supervivencia:

Si no querés dormir en un colchón sin sabanas, o esperar a terminar la mudanza para poder bañarte y lavarte los dientes, es necesario que separes aquellos elementos de uso indispensable hasta el momento previo a la mudanza. Lo optimo es reservar espacio en una mochila para guardar  un par de sabanas, toalla, cepillo de dientes y desodorante para poder pasar la noche con comodidad. Al día siguiente hay que empezarlo sin cansancio y con ganas.

5- Empaquetando la casa entera:

Además de las cajas vas a necesitar cinta de embalar, sabanas viejas, rollo de plástico de burbujas y un anotador y lapicera. Para organizarte, dividis la casa de acuerda a la habitación y previo descarte de todo aquello que no necesitas) anotas todo lo que hay en ella. Guarda cada habitación por separado y escribile a cada caja el nombre del cuarto al que corresponda y encintala para que no se abran. Podes hacer una lista de lo que hay adentro y pegárselo encima para una mejor organización. Las sabanas viejas y el plástico de burbujas son para que nada se rompa. Después de la mudanza podes desestresarte reventándolas una por una.

6-El Flete:

Nunca viene mal recordarlo: el fletero debe ser de confianza. Si no conoces a nadie podes pedirle a un amigo que te recomiende alguno, o consultar en las guías comerciales (como páginas amarillas, o esas que vienen con imán para pegar en la heladera). Si estas solo y no conseguís a nadie que te ayude con la mudanza, acordate de avisarle al fletero para que venga con un ayudante. La mudanza puede hacerse con menos personas, pero lo ideal es que sean 4 como mínimo: uno que está arriba del camión acercando las cosas, dos que bajan y trasladan y uno que se queda a custodiar los bienes que quedan abajo. La ocasión hace al ladrón y es mejor prevenir que curar. Además, unos días antes llamalo para confirmar que esté hecha la reserva. No querés que el día indicado los ayudantes brillen por su ausencia.

7- Llegamos a la casa nueva:

Primero, arma los muebles grandes y colocalos en el lugar que corresponda. A continuación, vas acomodando el contenido de las cajas en ellos. Procurá ir doblándolas a medida que las vas vaciando asi ocupan menos espacio. Lo mas utilizado corresponde a la cocina y el baño, por lo que te sugerimos que lo acomodes primero (y mientras veas menos cajas te vas animando mas) y dejes para el final las cosas de las habitaciónes y los libros. Este es el momento para ordenarlos por autor o por genero!

 

También te puede interesar...